La calidad de un vino no es solo cuestión de meses en barrica